Cuánto contamina un coche eléctrico 1

Si bien los gobiernos de casi todo el mundo parecen apostar por el vehículo eléctrico para reducir el impacto medioambiental del transporte, algunos estudios ponen en entredicho la eficacia real de esta tecnología.

Pero, ¿contamina menos un coche eléctrico que uno de combustión?

Mientas los fabricantes siguen lanzando nuevo modelos eléctricos, con mayores autonomías y precios cada vez más igualados respecto a los vehículos impulsados por motores de combustión interna, buena parte de la comunidad científica sigue sin ponerse de acuerdo sobre el impacto medioambiental real de la movilidad eléctrica. Podría decirse que los criterios para analizar este impacto van evolucionando a la par que la tecnología del vehículo eléctrico.

Producción de baterías

Existe un buen número de estudios sobre las emisiones producidas durante la fabricación de baterías para vehículos eléctricos. Y es que este es un capítulo clave a la hora de esclarecer si un VE tiene menor impacto sobre el medio ambiente que uno de combustión. El problema es que se utilizan diferentes metodologías y enfoques para determinar dicho impacto. Una diversidad que da como resultado cifras dispares: entre 56 y 494 kg de CO2 por kW/hora de la capacidad de la batería.

En cualquier caso, la mayor parte de la contaminación a la hora de producir baterías para VE viene precisamente del tipo de electricidad utilizada en dicha producción. De hecho, la mayoría de las baterías de iones de litio en vehículos eléctricos en Europa se produjeron en Japón y Corea del Sur, donde aproximadamente del 25% al ​​40% de la generación de electricidad proviene del carbón. Por suerte, en los últimos tiempos los fabricantes europeos han decidido instalar sus propias fábricas de baterías en el viejo continente, unas instalaciones en su mayoría alimentadas con energía limpia.

Cuánto contamina un coche eléctrico 2

Por otro lado, también es verdad que los llamados materiales "raros" utilizados en la construcción de baterías para VE necesitan de grandes dosis de energía para poder utilizarlos en la industria, lo que incrementa las necesidades energéticas y las emisiones.

Por último, no podemos olvidar que la disparidad en las cifras de impacto medioambiental durante la fabricación de baterías también viene dada por la inclusión, o no, del reciclaje de las mismas y de la estimación de su vida útil.

Eléctricos vs. combustión interna

The International Council on Clean Transportation (ICCT) ha comparado las emisiones de CO2 durante un ciclo de vida de 150.000 km de un vehículo eléctrico (Nissan Leaf de 2017 con batería de iones de litio de 30 kWh) y otro con motor de combustión interna (Peugeot 208 de 2017 1.6 BlueHDi Active).

Este ciclo de vida incluye las emisiones producidas durante la fabricación de los vehículos y la batería, las emisiones durante el uso del vehículo así como aquellas del ciclo de obtención del combustible (del pozo a la rueda).
Como se muestra en la Figura 1, el impacto del ciclo de vida de un vehículo es la suma de los impactos de las emisiones de todas las actividades del vehículo asociado: fabricación, ciclo de producción de energía y uso del vehículo. La fabricación de vehículos eléctricos requiere más energía y produce más emisiones que la fabricación de un automóvil convencional. Esto es debido a la producción de las baterías para VE. En el caso de las baterías de iones de litio se requiere la extracción y el refinado de metales de tierras raras, un hecho que, como ya hemos comentado, consume mucha energía.

Cuánto contamina un coche eléctrico 3

En el otro lado de la balanza, los VE recorren más kilómetros con menos energía. Emiten menos gases de efecto invernadero tanto en la fase producción de electricidad como en la del uso del vehículo.

Como se puede observar, los VE contaminan menos que un vehículo de combustión durante todo el ciclo de vida, incluso tomando como referencia las elevadas emisiones durante la fabricación de baterías. De promedio produce un 50% menos de gases de efecto invernadero durante los primeros 150.000 kilómetros de conducción. Eso sí, este porcentaje puede variar entre el 28% y el 72% en función de cómo se produce la electricidad en cada país. Pero bastarían entre 2 y 3 años de conducción eléctrica para neutralizar las emisiones de la fase de fabricación del VE. También hay que añadir que las emisiones de un híbrido enchufable son similares cuando este se utiliza mayoritariamente en su modo 0 emisiones.

Cuánto contamina un coche eléctrico 4

5 datos sobre las emisiones del VE

  • Un VE es casi un 30% más limpio durante todo su ciclo de vida que el vehículo con motor de combustión interna más eficiente del mercado.
  • Un VE produce la mitad de emisiones de gases de efecto invernadero que un turismo con motor de combustión interna medio.
  • La fabricación de un VE produce más emisiones que producir un turismo gasolina o diésel. Pero estas emisiones se neutralizan con solo 2 años de uso (18 meses si se recarga con energía verde).
  • Producir una batería de VE emite emisiones parecidas a la producción total de un vehículo con motor de combustión interna.
  • La mitad de las emisiones de la producción de una batería de VE provienen de la electricidad utilizada en el proceso de fabricación.

¿Qué hacemos con las baterías?

Uno de los retos que supone la llegada masiva de vehículos eléctricos al mercado es el reciclaje de sus baterías. The International Council on Clean Transportation destaca que dichas baterías pueden ser reutilizadas como acumuladores de energía verde, ya que cuando dejan de ser útiles para un vehículo mantienen entre el 75% y el ​​80% de su capacidad original (Ion-Litio).

Esta segunda vida también provoca que la huella inicial de producción de la batería descienda más de un 40% según algunos estudios.

Por otro lado, la industria del reciclaje de baterías todavía está en pañales. Hay que destacar la complejidad de materiales y estructuras de las baterías, lo que dificulta programas y plantas de reciclaje globales. Por ello, el ICCT recomienda una mayor estandarización de materiales químicos, estructura en la producción de las baterías así como la creación de regulaciones sobre etiquetado y monitoreo de baterías. Con ello se conseguiría reforzar la viabilidad comercial del reciclaje.