Ford ha aprobado el uso de Aceite Vegetal Hidrotratado (HVO) en sus furgonetas Transit.

Se trata de un combustible diésel renovable obtenido de aceites usados, incluido el aceite de cocina de restaurantes, establecimientos de comida para llevar y cocinas particulares.

Según indica Ford, el uso de HVO puede contribuir a reducir en un 90% los gases de efecto invernadero en comparación con el combustible diésel regular. También se emite menos NOx y partículas que otros vehículos diésel, porque el combustible no contiene azufre ni oxígeno.

Por otro lado, el HVO - que también incorpora residuos de grasas animales y aceite de pescado - ayuda a los motores diésel a arrancar más fácilmente a bajas temperaturas.

Ford asegura que ha probado concienzudamente el HVO en su motor EcoBlue 2.0 para asegurarse de que no son necesarias modificaciones para funcionar y que el servicio no se vería afectado por ello.