La ciudad de Terrassa ha puesto en marcha una flota móvil de observadores ambientales, formada por 50 bicicletas eléctricas y 200 patinetes eléctricos de uso compartido.

Estos vehículos no solo ofrecen movilidad sostenible 24 horas a los ciudadanos de esta ciudad catalana. También servirán para evaluar el impacto de la polución en Terrassa ya que estas unidades están dotadas de sensores ambientales.

Este proyecto surge del convenio entre la Escuela Técnica Superior de Ingeniería en Telecomunicaciones de Barcelona (ETSETB) de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) y el Ayuntamiento, con una duración de 12 meses. La iniciativa permitirá obtener datos a tiempo real y en diferentes puntos de la ciudad que serán recogidos de forma centralizada. Ello permitirá al ayuntamiento gestionar la calidad del aire y la movilidad y planificar acciones ambientales y promover alternativas de transporte más sostenibles.

Las personas usuarias podrán alquilar estos vehículos de movilidad personal para franjas horarias a través de la App de Reby y que informará del servicio, del coste y del estacionamiento, entre otros aspectos. Las tarifas inicialmente previstas son: bicicleta (0,5 € +0.15 € / min) y patinetes (1 € +0.15 € / min).