Las pruebas con vehículos sin conductor siguen multiplicándose.

Un buen ejemplo es el proyecto piloto puesto en marcha en Houston (Texas) por Nuro, start-up de vehículos autónomos, y la red de farmacias CVS. A través de esta iniciativa los clientes que hagan pedidos de medicamentos con receta a través de la web o la App de CVS podrán elegir la opción de entrega autónoma y añadir otros artículos sin receta a su pedido.

El vehículo sin conductor llegará al domicilio en menos de 3 horas y el usuario deberá confirmar su identidad para desbloquear el receptáculo que contiene el pedido.

De momento, este servicio de reparto "sin humanos" se realizará con Toyota Prius equipados con la tecnología de conducción autónoma de Nuro. Más adelante será una flota de vehículos R2, los vehículos construidos por esta empresa, quienes realizarán la entrega de los pedidos.

Durante la duración de esta prueba piloto, este tipo de servicio será gratuito para los clientes.

La generalización de este tipo de entregas de medicamentos podría tener un impacto importante para CVS y la movilidad si tenemos en cuenta que alrededor del 76% de la población de los EEUU vive a menos de 5 millos de una farmacia CVS y que esta red de farmacias sirve cada día 4,5 millones de medicamentos.