Consecuencias y soluciones de la crisis de semiconductores

Pocos sabían hace unos meses qué era un semiconductor. Ni siquiera que eran parte imprescindible para el buen funcionamiento de su vehículo. Ahora, la escasez de estos elementos está afectando de lleno a la industria de la automoción y, en consecuencia, al mundo de las flotas.

¿Qué es un semiconductor?

Por definición, y en origen, un semiconductor es un elemento (normalmente silicio o germanio) que tiene propiedades para conducir la electricidad pero también como aislante. Sus usos se han multiplicado y han evolucionado de tal forma que se han convertido en elementos esenciales para la fabricación de chips o circuitos integrados. De hecho, actualmente chip y semiconductor se utilizan como sinónimos.

¿Cuándo terminará la crisis de los semiconductores?

Según la consultora Bain & Co, el sector de la automoción fue el primero en sufrir las consecuencias de la escasez de microchips porque solo representa el 10% de los ingresos de los fabricantes de estos elementos. Por lo tanto, su poder de negociación es limitado frente a la electrónica de consumo, cuya demanda se disparó con el inicio de la pandemia.

Y es que la pandemia ha tenido muchas consecuencias directas. Pero también ha puesto luz sobre las carencias y los difíciles equilibrios sobre los que sustenta buena parte de la industria mundial. Antes de la llegada de la COVID, los fabricantes de semiconductores ya estaban trabajando casi al 100% de su capacidad. Por lo tanto, le fue imposible asumir un aumento de la demanda de electrónica de consumo del 60%, dejando de fabricar elementos para un sector, el de la automoción, que paró sus fábricas en buena parte del mundo. 
¿Podría la industria automotriz, especialmente la europea, fabricar sus propios chips? Ya se están dando los primeros pasos en este sentido. Pero fabricar semiconductores no es sencillo. Según Michael Schallehn de Bain & Co, “se necesitan tres o cuatro años para diseñarlos, dos o tres años para construir unas instalaciones capaces de fabricarlos. Y todavía se necesitan dos o tres meses para fabricar un lote de ellos, en una sala limpia con trabajadores altamente capacitados”. 
Además, la cadena de suministro de esta industria presenta algunos problemas, por lo que es posible que la escasez dure hasta 2022 y que se repita la crisis en un futuro cercano.

crisis soluciones flotas semiconductores 2


“La cadena de suministro de la industria de semiconductores presenta algunos problemas, por lo que es posible que la escasez dure hasta 2022 y que se repita la crisis en un futuro cercano”


Soluciones para las flotas

Ante tal escenario, también el sector de la movilidad corporativa se está viendo afectado de forma importante. Si hace unos meses la pandemia obligó a prorrogar muchos contratos de renting, la falta de stock de vehículos está prolongando todavía más el uso de estas mismas unidades que deberían haber sido renovadas hace muchos meses.
En este sentido, operadores de renting y compañías de externalización de servicios de gestión de flotas están haciendo los máximos esfuerzos para minimizar el impacto de esta crisis.

Así nos lo confirma Iberofleeting, quien además de gestionar extensiones de contratos de renting, también está ofreciendo unidades de preentrega mediante fórmulas flexibles hasta que llegue el nuevo vehículo.

Por su parte, desde ALD Automotive están impulsado ReDrive. Como nos explica Antonio Cruz, subdirector general de ALD Automotive España, “la demanda de esta solución no ha dejado de crecer en los últimos meses. Se trata de un producto de renting de vehículos usados seleccionados, con un contrato muy flexible, en la que a los seis meses de alquiler el usuario tiene la posibilidad de comprar el vehículo, continuar con el contrato o devolver el coche. Es decir, el conductor utiliza el coche durante medio año, lo prueba, y luego puede acceder a comprarlo, pero además con el reembolso de hasta el 50% de las cuotas de renting pagadas.”


“Los tiempos de entrega de nuevos vehículos para flotas están entre 2 y 6 meses, en función de la marca y del modelo”


En esta misma línea insiste Carla Vidal, Manager de la división Fleet & Mobility de AMAC, quien explica que “estamos apostando por la ampliación de contratos y el renting de segunda mano. No queremos conformarnos con garantizar la movilidad, sino que reducir el coste de las cuotas creemos que es de vital importancia en estos tiempos. Intentamos seleccionar los vehículos que mejor se adaptan a ese doble beneficio.”

Por otro lado, desde Traxall apuntan que los procesos de renovación no se están deteniendo. Simplemente se siguen realizando los procesos de renovación hasta la llegada de nuevas unidades, con extensiones tácitas de contratos.

¿Cambios en los modelos?

Cuando la oferta es escasa, no siempre es posible elegir aquello que uno quiere. Y esto es lo que está ocurriendo actualmente en el mercado de la automoción. Algunas empresas están optando por cambiar el modelo o la marca elegida inicialmente para renovar o ampliar su flota, siempre que este cambio implique que el vehículo llegará antes al parque móvil. Sin embargo, como esta crisis está afectando por igual a todos los fabricantes, son contadas las ocasiones en que esto está ocurriendo.
Una de las alternativas que muchas marcas están ofreciendo, de forma proactiva, para recortar los plazos de entrega, es rebajar algunos elementos del equipamiento opcional previamente seleccionado. A menor equipamiento, menos chips requeridos. Y, por lógica, menor tiempo de entrega.

La crisis está siendo muy generalizada, pues la falta de chips afecta a todos los tipos y segmentos de vehículo. Sin embargo, las fuentes consultadas sí han constatado que existe mayor retraso en las entregas de vehículos de dirección. Resulta del todo lógico si tenemos en cuenta que este tipo de automóviles equipa un mayor número de elementos tecnológicos de serie y, por tanto, necesita de un mayor número de semiconductores.

crisis soluciones flotas semiconductores 3

Ventajas de juventud

Uno de los “mantras” siempre esgrimidos por las empresas de renting es la juventud de su parque móvil y las ventajas que ello comporta a nivel de seguridad y eficiencia. Pero ante la actual crisis de semiconductores, que las empresas dispongan de coches “jóvenes” también resulta una ventaja. Como apunta Cruz “la crisis está provocando una mayor antigüedad de la flota debido a los retrasos en las devoluciones y entregas, pero este no es el mayor problema, puesto que la flota de renting es muy nueva y contamos con margen para salvar esta situación.”


 “Si esta falta de semiconductores fuera en aumento, podríamos empezar ya a calcular promedios de estancia en taller que afectan en el coste por el uso de vehículos de substitución”


Tiempos de entrega

Traxall apunta que los tiempos de entrega de nuevos vehículos para flotas están entre 2 y 6 meses, en función de la marca y del modelo.
En este sentido, desde Iberofleeting apuntan que su plataforma de gestión ESQDO “ha variado a 180 días el aviso de las renovaciones con el fin de realizar los pedidos con 5 meses de antelación y programarlos con los vencimientos reales”.

Desde ALD Automotive, monitorizan a diario estos tiempos para mantener informados a los clientes “ante cualquier variación de los plazos previstos que, en estos momentos, es bastante frecuente”, apunta Antonio Cruz.

Por otro lado, Carla Vidal apunta que “las demoras se dan también en los vehículos que entran en taller por problemas de recambios. Si esta falta de semiconductores fuera en aumento sin duda podríamos empezar ya a calcular promedios de estancia en taller que afectan en el coste por el uso de vehículos de substitución. En este sentido, y tras realizar un estudio valorativo, nos hemos abastecido del stock necesario para reducir al máximo la estancia en taller de los vehículos y garantizar la rotación de reparaciones.”

Valores residuales

¿Cómo puede afectar esta falta de stock al mercado de ocasión y a los valores residuales de los vehículos? Según el responsable de ALD, “los efectos, de momento, son a corto plazo, puesto que la crisis ha provocado que no haya vehículos nuevos en el mercado. Esta situación ha propiciado que el mercado de segunda mano esté al alza, lo que va a traducirse en que dentro de unos años veremos una falta de vehículos de segunda mano ante la falta de ventas de vehículo nuevo de este año.”

Carlos Ruiz, máximo responsable de Iberofleeting, añade que habrá variaciones en el valor residual debido a la extensión de los contratos motivados por el COVID (de 6 a 12 meses) a los que habrá añadir esta extensión extra de entre 4 y 6 meses. Además, “las flotas recorrerán más kilómetros con los mismos vehículos, reduciendo el valor de venta del vehículo y con posibles penalizaciones por exceso de kilometraje”. En este sentido, el máximo responsable de Iberofleeting afirma que en ocasiones se están sobrepasando los 60 meses y 250.000 kms. En estos casos, “y si los costes de mantenimiento y neumáticos, sobrepasan los previstos, en el contrato de renting cerrado, es la propia compañía de renting la que nos propone la cancelación. Pero no siempre existe un vehículo para sustituir a esta unidad. Y es aquí donde entran opciones como el renting flexible.”

Por su parte, la responsable de AMAC añade que “si el COVID-19 había dejado todo en punto muerto, esta crisis añadida no ayuda a recuperar el ritmo. Obviamente envejecer la flota puede llegar a provocar impacto en las cuotas de renting, que tendrán que incluir unos mantenimientos no previstos en su contrato inicial.”

 

 

Artículos relacionados