Desde el pasado 1 de abril los vehículos comerciales ligeros (N1) que circulen por la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) de Barcelona pueden ser sancionados.

De esta forma termina la moratoria de cinco meses y medio que se estableció a raíz de la pandemia de COVID-19. También finaliza la moratoria para la renovación de vehículos contaminantes de trabajadores autónomos con rentas inferiores a dos veces el IPREM.

Los vehículos afectados son aquellos vehículos profesionales destinados al transporte de mercancías y al transporte de pasajeros más contaminantes. Es decir, aquellos que no cuentan con etiqueta ambiental de la DGT. Estos vehículos no podrán circular por la ZBE los días laborables entre las 7:00 y las 20:00 horas.
Según cifras del Ayuntamiento de Barcelona, los vehículos afectados representan el 0,88% del total del parque circulante de la capital catalana.

Al igual que ocurre en el caso de los turismos, los titulares de los vehículos afectados podrán solicitar una autorización de 24 horas para circular por la ZBE con un máximo de diez días el año. Estos permisos pueden tramitarse en el web zbe.barcelona.

Por otro lado, las personas titulares de furgonetas N1 que acrediten la compra de otra apta para circular por la ZBE podrán solicitar una acreditación excepcional para continuar circulando temporalmente hasta que llegue el nuevo vehículo. La solicitud se puede tramitar en el web zbe.barcelona.

Además, para facilitar e impulsar la conformación de un parque de furgonetas menos contaminante, el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) tiene abierta, hasta el 30 de junio de 2021, una línea de subvenciones para la compra de vehículos de bajas emisiones dedicados al transporte y la distribución urbana de mercancías.
Puedes consultar más detalles de las ayudas a la compra en este enlace.

Según el consistorio de Ada Colau, con la puesta en marcha de la ZBE, entre la primera mitad del 2020 y febrero del 2021, el volumen de vehículos que circulaban sin etiqueta ambiental en el área restringida ha pasado de un 9 o 10% a un 3,5 o 4,5%. Con la finalización de las moratorias, se espera que esta cifra sea inferior al 1%.