Consejos para retirar el hielo del parabrisas

El invierno tiene muchos inconvenientes. Y no es la estación preferida de los gestores de flotas ni de los conductores. Y es que las inclemencias del tiempo tienen consecuencias directas en la movilidad, la seguridad vial y, por qué no decirlo, en el confort de conductor y ocupantes.

Entre estas consecuencias, una de las más molestas y habituales es el hielo que se genera en los cristales de los vehículos a raíz de las bajas temperaturas.

Por ello, os dejamos unos consejos, elaborados por los especialistas de Carglass, sobre cómo eliminar el hielo del parabrisas de forma sencilla, segura y sin dañar el cristal.

Ante todo, la seguridad

Puede parecer obvio. Pero para algunos no lo es tanto. En invierno, antes de iniciar la marcha, debemos eliminar completamente el hielo, no solo del parabrisas. También del resto de lunas y de los retrovisores. No debemos ponernos en movimiento esperando que la calefacción y los “limpias” vayan haciendo su trabajo con el paso de los kilómetros. Hay que ponerse al volante con una buena visibilidad. De lo contrario, podemos provocar un grave accidente.

Consejos para retirar el hielo del parabrisas 2

Lo que no debemos hacer para quitar el hielo

  • Verter agua muy caliente sobre las lunas o poner el aire de la calefacción a temperatura elevada para quitar el hielo es una mala idea. Este cambio brusco de temperatura puede dañar el cristal de forma importante, provocando incluso su rotura. Un efecto que puede potenciarse si el parabrisas ya tiene un impacto.

En un estudio realizado por Belron Technical en colaboración con las Universidad de Swansea, el Instituto MIRA, la Universidad Ecole Central de Lyon y el Instituto Ceram, el 81% de los parabrisas con un impacto, a una temperatura exterior de -10ºC, se rompió a los 5 minutos de encender la calefacción.

A -5ºC ese porcentaje fue del 70%. E incluso a 0ºC el 59% de las lunas con impacto se rompían, una tasa realmente alta para una temperatura habitual en invierno en muchas poblaciones.

  • No debemos utilizar los limpiaparabrisas cuando el cristal está helado. No solo dañaremos las escobillas. También dejarán marcas en el cristal que serán visibles cuando llueva.
  • No echar sal. La sal evita la congelación. Pero no descongela. Además, dañaremos el cristal y la chapa.

Consejos seguros para eliminar el hielo de los cristales

  • Lo más adecuado es utilizar una rasqueta de plástico. Las encontraréis en cualquier tienda de accesorios del automóvil o centro comercial. Son baratas, quitaremos el hielo de forma eficaz y no produciremos ningún daño en el parabrisas. Además, podemos guardarla fácilmente en la guantera.
  • Como alternativa, podemos rociar el cristal con alcohol, un elemento que derrite rápidamente el hielo.
  • Otra acción muy económica y sencilla es colocar un cartón sobre el parabrisas durante la noche, dejándolo sujeto con los limpiaparabrisas.
  • Por otro lado, existen en el mercado tratamientos específicos que repelen líquidos e insectos y que, además, evitan y dificultan la congelación de los cristales (a temperaturas no muy extremas).

Más trucos para cuidar de los cristales en invierno

  • En invierno es cuando se producen situaciones de menor visibilidad. De ahí que sea aconsejable tener en perfecto estado el parabrisas y las escobillas.
  • Se recomienda cambiar las escobillas del “limpia” una vez al año. Y si el vehículo duerme en la calle, dejarlas levantadas o sobre un cartón.
  • No llenar el depósito del líquido solo con agua. De esta forma evitaremos que se congelen los manguitos y se obstruyan los pulverizadores a bajas temperaturas.

 

Artículos relacionados