Green NCAP ha concedido 5 estrellas de cinco posibles al Hyundai KONA y el Renault ZOE, ambos eléctricos, por su mínimo impacto ambiental. Así se desprende del test de sostenibilidad 2020 realizado por Green NCAP, el programa europeo de evaluación de vehículos que mide el impacto ambiental de los automóviles con el objetivo de promover el uso de coches más limpios.

Este año se han analizado un total de 24 vehículos, de diferentes marcas, segmentos y tecnologías de motorización, elegidas a nivel europeo entre los modelos más vendidos y representativos. A pesar de incluir motores gasolina, diésel, eléctricos puros, híbridos y GNC, no encontramos ningún híbrido enchufable. Sin embargo, esta entidad ha anunciado que incluirá esta tecnología en próximos informes.

Green NCAP evalúa estos vehículos para determinar sus emisiones y su consumo energético y de combustible, de forma independiente y rigurosa. El programa examina el rendimiento de los vehículos en condiciones de circulación real y los somete a pruebas más estrictas que las exigidas legalmente a los fabricantes. Además, ayuda a comprender las diferencias que existen entre las diversas estrategias de control de emisiones de las marcas y crea un estándar de referencia para los usuarios. La finalidad de Green NCAP es promover vehículos menos contaminantes, más eficientes energéticamente y que supongan un mayor ahorro de combustible. Podemos decir que Green NCAP hace lo mismo que EuroNCAP con las evaluaciones de seguridad. De hecho, son entidades hermanas. Y en ambos casos, su partner en España es el RACC.

Los resultados

En el informe 2020 de Green NCAP los modelos mejor puntuados por su bajo impacto ambiental han sido el Hyundai Kona y el Renault Zoe, ambos 100% eléctricos, que han obtenido 5 estrellas de cinco posibles y calificaciones máximas en los tres parámetros evaluados: emisiones sobre la calidad del aire, eficiencia energética y emisiones de gases de efecto invernadero. A continuación, se sitúa el Toyota CH-R, que tiene motor híbrido de gasolina y que ha conseguido tres estrellas y media, seguido del Mercedes C220d, de motor diésel, con 3 estrellas.

Hyundai Kona y Renault ZOE obtienen 5 estrellas por su bajo impacto ambiental 2

Próximos pasos

En estos momentos el protocolo de pruebas de Green NCAP combina diversos test en laboratorio, en conducción en frío o en modo eco, así como evaluaciones en condiciones de circulación reales con tal de valorar las emisiones reales de cada vehículo. Las unidades no son suministradas por los fabricantes y se eligen modelos que ya recorrido algunos kilómetros. De ahí que en muchas ocasiones los vehículos procedan de alquileres de rent a car.

Además de evaluar la eficiencia energética y las emisiones que afectan a la calidad del aire, desde este año, Green NCAP también analiza las emisiones de gases de efecto invernadero. En un futuro también tendrá en cuenta nuevos indicadores como la autonomía de los vehículos o la energía consumida durante su proceso de fabricación y, a la larga, también examinará todo el ciclo de vida del producto. Esto permitirá que la comparación entre diferentes tipos de combustible y fuentes de energía sea más completa y justa.

En los dos primeros años de funcionamiento, Green NCAP ha evaluado un total de 44 vehículos de diferentes marcas.

Para ver todos los tests realizados por Green NCAP, puedes clickar en este enlace.