La sanidad pública gallega cambia sus diésel por híbridos

Los inspectores de salud pública de la Consejería de Salud de la Xunta de Galicia circularán a partir de ahora con vehículos de menor impacto medioambiental.

Y es que el gobierno gallego ha adquirido 125 unidades del Toyota Yaris Hybrid, entregados por el concesionario Toyota Compostela Móvil, que serán utilizados durante los próximos 5 años.

El renovado parque móvil reemplaza los vehículos diésel que utilizaban hasta ahora en el Departamento de Salud Pública de la Conselleria.

Siguiendo el compromiso medioambiental de la Xunta de Galicia, en la contratación de estos vehículos se tuvo en cuenta la prioridad de la promoción del uso de energías más limpias y con menos emisiones contaminantes. En consecuencia, y en aras de promover la salud pública, se priorizaron los sistemas de motorización alternativos, pero al mismo tiempo eran viables con las necesidades de los servicios de inspección y con las infraestructuras actuales en las áreas y en general, en la Comunidad Autónoma.