El 7 de los empleados de Endesa ya conduce un vehículo eléctrico

Endesa acaba de cerrar la cuarta edición del Plan de Movilidad Eléctrica para empleados, al que este año se han adherido 164 nuevos empleados.

De esta forma ya son 663 personas, el 7,4% del total de la plantilla de Endesa, las que circulan por España con un vehículo eléctrico en sus desplazamientos particulares. De hecho, en los últimos cuatro años, 5 de cada 100 turismos eléctricos vendidos en nuestro país están conducidos por empleados de Endesa. Esto ha permitido recorrer 10 millones de kilómetros evitando la emisión de 1.300 toneladas de CO2 al año.

En esta cuarta edición del Plan no solo se buscaba la apuesta por el VE de nuevos empleados sino también la renovación para quienes ya se habían adherido en las primeras ediciones, logrando que más de un 85% haya renovado.

Para promover la compra de vehículos eléctricos el plan de movilidad contempla acuerdos con diferentes fabricantes de coches eléctricos, facilitando la posibilidad de elegir entre 5 modelos, todos 100% eléctricos y con autonomías homologadas que llegan a alcanzar más de 300 kilómetros en algunos casos.

Además, y como muestra del compromiso con la movilidad sostenible, los participantes han podido optar de nuevo a un incentivo económico que otorga la empresa por la colaboración en la divulgación del plan y que da preferencia a los vehículos eléctricos en el aparcamiento de sus sedes corporativas. Los empleados cuentan también con el apoyo de una Oficina Técnica de Proyecto, creada desde la primera edición del Plan, para atender todas las solicitudes de información y acompañar al empleado durante el proceso.

Asimismo, el Plan ha llevado asociado desde sus inicios la instalación de infraestructuras de recarga en las principales sedes de la compañía para las posibles urgencias que les puedan surgir a los empleados. En estos momento, hay 461 puntos de recarga en seis sedes de la empresa. En las sedes sociales de Madrid, Zaragoza y Sevilla existe, además, un parking exclusivo de vehículos eléctricos con acceso a cargadores semi-rápidos; y cuentan también con un punto de carga rápida, válido para cualquier modelo de vehículo, con el que el empleado puede cargar el 80% de la batería en menos de 20 minutos.

El objetivo de la empresa es que el 10% de los empleados conduzcan un VE en 2020.