España abre la puerta a las pruebas de vehículos autónomos

Desde el pasado 16 de noviembre ya se pueden hacer pruebas y ensayos de vehículos de conducción automatizada por carreteras españolas abiertas al tráfico. La DGT ha publicado una instrucción en la que se recogen los requisitos necesarios para solicitar dichas pruebas, así como una clasificación de este tipo de vehículos en función de su nivel de automatización.

Podrán solicitar las pruebas fabricantes de vehículos autónomos, sus carroceros y los laboratorios oficiales, así como fabricantes o instaladores de la tecnología que permita al vehículo plena autonomía, las universidades y consorcios que participen en proyectos de investigación. Las autorizaciones tendrán ámbito nacional, establecerán los tramos de vía y tendrán un plazo de 2 años prorrogables.

Según la instrucción, vehículo autónomo  es todo aquel que dispone de  capacidad motriz equipado con tecnología que permita su manejo o conducción sin precisar la forma activa de control o supervisión de un conductor, tanto si dicha tecnología autónoma estuviera activada o desactivada de forma temporal o permanente.

España se sitúa así entre los primeros países que apuestan por el desarrollo de esta tecnología, definiendo un marco de pruebas estable que pueda permitir, fomentar y atraer la realización de pruebas de vehículos de conducción automatizada que mejoren la movilidad haciéndola más segura y sostenible.

De momento, el grupo PSA Peugeot-Citroën ha sido el primero en realizar pruebas de este tipo en las carreteras españolas con un prototipo que ha afrontado un recorrido de 599 km entre Vigo i Madrid por autovía i autopista, ajustando la velocidad y los adelantamientos en función del resto de vehículos, los límites de velocidad y de la infraestructura.