Audi intensifica su investigación en combustibles sintéticos

Encontrar biocombustibles sintéticos más respetuosos con el medio ambiente.

Ese es el objetivo de Audi que, junto a sus socios Ineratec GmbH y Energiedienst Holding AG, la tiene previsto construir una nueva planta piloto para la producción de e-diesel en Suiza.

Y por primera vez, la energía necesaria para elaborar este carburante procederá de una fuente renovable hidroeléctrica. Dichas instalaciones tendrán una capacidad de producción de unos 400.000 litros al año.

El Audi e-diesel tiene el potencial de hacer que los motores de combustión convencionales funcionen prácticamente con una huella de CO2 neutral. Para producirlo, la planta convierte el excedente de energía hidroeléctrica en combustible sintético.

Para ello la energía limpia generada en la estación hidroeléctrica produce hidrógeno y oxígeno a partir del agua (electrolisis). En la fase siguiente, el hidrógeno reacciona con CO2, utilizando una tecnología de microprocesos innovadora y muy compacta. El CO2 se puede obtener de la atmósfera o de gases residuales biológicos y, como ocurre con todos los combustibles limpios de Audi, es la única fuente de carbono. Se forma una cadena larga de compuestos de hidrocarburos. Y en la etapa final del proceso, estos son separados en los productos finales Audi e-diesel y también en ceras, que se utilizan en otras áreas de la industria.