Uber encarga a Volvo decenas de miles de vehículos autónomos

Volvo Cars y Uber han firmado un acuerdo marco, no exclusivo, para que el fabricante sueco proporcione a la compañía de movilidad compartida decenas de miles de vehículos de base compatibles con la conducción autónoma entre 2019 y 2021.

Estos vehículos de base se construirán sobre la arquitectura escalable de productos (SPA) totalmente modular y desarrollada internamente por Volvo Cars. Dicha arquitectura ya se está utilizando en los Volvo de la serie 90 así como en el nuevo XC60.

Los ingenieros de Volvo Cars y Uber ya han colaborado estrechamente para desarrollar los SUV premium XC90 que se van a suministrar a Uber. Los vehículos de base incorporan todas las tecnologías de seguridad, redundancia y conducción autónoma fundamental necesarias para que Uber incorpore su propia tecnología de conducción autónoma.

Además de suministrar a Uber vehículos compatibles con la conducción autónoma, Volvo utilizará el mismo automóvil de base para desarrollar su propia estrategia de vehículos autónomos independiente, que deberá culminar con la presentación de su primera unidad totalmente autónoma en 2021.