La luz diurna evitaría el 10p de las víctimas por accidente de tráfico

La marca de productos para iluminación Philips, en su compromiso con la Seguridad Vial, recuerda la importancia del principio básico de "Ver y ser vistos" cuando nos ponemos al volante.

Y no solo por la noche o en condiciones lumínicas deficientes. Según diversos estudios de la Unión Europea, la generalización del uso de la luz diurna en vehículos contribuiría a reducir un 10% los fallecidos por accidente de tráfico. De hecho, según la DGT el 71% de los accidentes con víctimas en vías interurbanas ocurren durante el día. En las vías urbanas también durante el día -entre las 08:00 y las 20:00 horas- es cuando se registra la mayor concentración de accidentes y víctimas.

Es más, diversos estudios sobre accidentes viales señalan que no haber visto al otro usuario de la carretera, o haberlo visto demasiado tarde, desempeña un papel clave en el 50% de los siniestros durante el día, porcentaje que ascendería al 80% en el caso de accidentes en intersecciones.

Visibilidad diurna

Según Philips el uso de las luces durante todo el día contribuye de forma efectiva a la seguridad vial. Especialmente en tramos de carretera como cruces peligrosos o en autovías y autopistas, llevar encendidas las luces durante todo el día permite ver a los vehículos que están en movimiento con más rapidez aunque estén lejos, diferenciarlos mejor del horizonte y calcular con más exactitud a qué velocidad se aproximan. También nos permiten ver vehículos y ser vistos por otros conductores en zonas de luces y sombras, en carreteras entre zonas boscosas o de montaña o cuando se producen deslumbramientos por la posición baja del sol, ya sea al amanecer o al atardecer.

Un vehículo que circula con luz diurna, o que en su defecto lleva las luces de cruce encendidas mientras transita de día, es visible desde una distancia de 240 metros. Sin embargo, si no lleva el alumbrado encendido esa distancia se reduce a menos de la mitad.

En Europa, países como Finlandia, Suecia, Noruega, Islandia, Dinamarca, Austria, Estonia, Letonia o Eslovenia obligan al uso de luces diurnas durante todo el año y en todas las vías, mientras que en Hungría, Italia o Portugal este requisito es sólo aplicable en ciertas carreteras, y en República Checa, Lituania, Polonia o Eslovaquia sólo durante los meses de invierno, eso sí, en todas las vías.

La legislación europea obliga, desde febrero de 2011, a que todos los vehículos que se comercialicen en la UE equipen dispositivos de luz diurna con lámparas de bajo consumo cuya puesta en marcha se produce al arrancarlos. Si durante la marcha se conectan las luces de cruce, las diurnas bajan su luminosidad para no deslumbrar. Estas luces diurnas son obligatorias para la parte delantera y su objetivo no es que el conductor del coche vea mejor, sino que el vehículo sea más visible para el resto de usuarios de la calzada.