Mobileye y la DGT ponen en marcha un proyecto de coche autónomo en Barcelona

Una delegación de la Dirección General de Tráfico (DGT) visitó esta semana en Israel los laboratorios de Mobileye, empresa del grupo Intel, líder en sistemas avanzados de asistencia a la conducción (ADAS) y conducción autónoma a nivel mundial, como parte de la colaboración que se puso en marcha en enero de este año entre ambas instituciones, y que tiene como objetivo reducir la siniestralidad en las carreteras españolas y promover la seguridad vial, así como establecer las bases para la implantación del coche autónomo en España.

Uno de los puntos de colaboración entre Mobileye y la DGT es la puesta en marcha en la ciudad de Barcelona del proyecto "Autonomous Ready Spain". El objetivo es allanar el camino hacia el coche autónomo, tanto en regulación como en estandarización de la seguridad, especialmente en áreas urbanas.

Barcelona es la primera ciudad que forma parte del proyecto que consiste en la aportación, por parte de diferentes partners, de 5.000 vehículos equipados con Mobileye 8 Connect™ que recopilarán en tiempo real datos sobre las calles e infraestructuras de la ciudad para crear mapas de alta definición basados en crowdsourcing a través de Road Experience Management (REM™) de Mobileye. Esto permitirá recoger información de las infraestructuras de la ciudad y preparar un mapa específico para la futura conducción autónoma de la forma más segura.

Los vehículos que participarán en el proyecto equipados con la tecnología de Mobileye formarán parte de la flota de diferentes entidades colaboradoras como los servicios municipales, empresas de transporte, autobuses de transporte urbano, servicios de carsharing y ridesharing.

Según Lior Seton, Deputy General Manager of Mobileye Aftermarket Division "el proyecto de Barcelona es un gran paso para hacer del transporte urbano autónomo una realidad. Nos enorgullece poder mostrar cómo nuestra tecnología ADAS marca el camino hacia un futuro autónomo, mientras hacemos las carreteras más seguras para conductores y peatones".

En el marco del acuerdo con MobileEye, la DGT buscará fórmulas para promover la implantación de los sistemas ADAS en flotas públicas y privadas para mejorar la seguridad vial, cuyos sensores leen la carretera para prevenir salidas de carril, colisiones frontales y detectar usuarios vulnerables, como peatones y ciclistas, para evitar atropellos.

Según un estudio de la propia DGT, la incorporación de esta tecnología a la flota de vehículos podría haber mitigado 4.000 atropellos el último año, reduciría un 54% los accidentes por colisión frontal y así como evitado 19.000 siniestros relacionados con salidas involuntarias de carril.