Crossover SUV Todocamino Todoterreno Cual elegir

Diferentes tamaños, distintas prestaciones, funcionalidades variadas…

Los vehículos con carrocería de inspiración todoterreno han invadido el mercado con una amplia oferta ante la que es difícil saber qué modelo y tipología de vehículo se adaptará mejor a las necesidades de movilidad de la empresa.

La oferta de vehículos de estilo todoterreno se ha hecho más compleja y variada, naciendo subsegmentos en función del tamaño y su funcionalidad. Por un lado, esta amplia oferta de modelos complica la elección, pero por otro nos asegura que encontraremos un vehículo que se adapte a nuestras necesidades.

 

La evolución

Lejos quedan aquellos años en los que un 4x4 era un vehículo de considerable tamaño, formas cuadradas, incómodo, poco eficiente y muy contaminante. Todavía quedan modelos de este "vieja escuela off-road", vehículos capaces de subir por cualquier rampa y superar todo tipo de dificultades. Eso sí, en la actualidad son igual de cómodos, eficientes y seguros que cualquier turismo.

Junto a estos modelos 4x4 puros, nacieron hace algo más de una década los primeros SUV o todocamino. Una tipología de vehículo que ha encajado con los nuevos gustos y necesidades de los compradores y que ha evolucionado en estos últimos años, disputándole cuota de mercado a los turismos compactos y, en muchos casos, eclipsando a los monovolúmenes, tan de moda hace unos años. De hecho, de la denominación SUV hemos pasado a Crossover. Es decir, un cruce de tipologías de vehículo que mezcla estética todoterreno, espacio y versatilidad de monovolumen y eficiencia y practicidad de compacto.

En cualquier caso, el mercado ofrece en estos momentos un listado amplísimo de vehículos de estas características y, por tanto, susceptibles de estar presentes en los parques móviles corporativos de las empresas. Pero, ¿cómo elegir entre SUV o un 4x4 puro?¿cuál se adapta mejor a nuestras necesidades? Ya sea un vehículo destinado a la flota operativa o bien una unidad que forma parte de un paquete retributivo, deberíamos tener en cuenta, como siempre, todos los factores que influirán en el coste de propiedad, normalmente más elevados que en el caso de los turismos.

 

Crossover SUV Todocamino Todoterreno Cual elegir 1

 

4x2 o 4x4

Uno de los aspectos principales que decantará la balanza hacia un modelo u otro será el tipo de tracción que necesitamos. Es decir, si elegimos un vehículo de tracción total o bien con tracción a un solo eje. Para ello es básico conocer las necesidades de los usuarios de los vehículos.

 

"Muchos de estos SUV ya no disponen de versiones 4x4, si no que disfrutan de un sistema electrónico de tracción avanzado que simula la transmisión total y optimiza al agarre de los neumáticos"

 

Cuando se trate de unidades con funciones operativas, serán los técnicos de cada área de negocio y los usuarios de la flota quienes más argumentos pueden proporcionarnos en favor de un modo de tracción u otro. Lógicamente, si los vehículos van a circular habitualmente por barro, tierra, nieve o deben acceder con frecuencia a lugares remotos, los vehículos 4x4 con reductora serán el mejor aliado. Sin embargo, si se trata de necesidades muy puntuales puede ser que con la elevada altura al suelo de un SUV y unos buenos neumáticos off-road sea suficiente. Además, hay que tener en cuenta que muchos de estos SUV ya no disponen de versiones 4x4, si no que disfrutan de un sistema electrónico de tracción avanzado que simula la transmisión total y optimiza al agarre de los neumáticos.

 

"Cuando se trate de unidades con funciones operativas, serán los técnicos de cada área de negocio y los usuarios de la flota quienes más argumentos pueden proporcionarnos en favor de un modo de tracción u otro"

"Cuando el vehículo no tenga ninguna función operativa y forme parte del paquete retributivo de un empleado, deberemos plantearnos sin complejos la elección de una versión 4x2 ya que existen importantes diferencias de precio y consumo respecto a una versión 4x4"

 

Por otro lado, cuando el vehículo no tenga ninguna función operativa y forme parte del paquete retributivo de un empleado, deberemos plantearnos sin complejos la elección de una versión 4x2 ya que existen importantes diferencias de precio y consumo respecto a una versión 4x4.

 

Crossover SUV Todocamino Todoterreno Cual elegir 2

 

Diferencia de costes

Por norma general, existen grandes diferencias de precio entre una versión 4x2 gasolina- la más básica de la gama normalmente- y una versión diésel con tracción a las cuatro ruedas. Las diferencias van de los 1.500€ en el mejor de los casos a los más de 10.000€ en algún modelo puntual. En las cotizaciones de renting la diferencia entre cuotas mensuales puede superar los 150€. La diferencia de costes es de bulto por varias razones. En primer lugar, la tracción total así como la elección de una motorización diésel siempre elevan el precio del vehículo. Pero a ello hay que añadir que las versiones 4x2 suelen emitir menos CO2  que las 4x4, una diferencia que puede ser la clave para estar exento del impuesto de matriculación o bien pagar un 4,75% como mínimo. En algunos casos donde la diferencia de precio no sea excesiva, puede ser que el menor consumo del diésel compense dicha diferencia. Pero hoy en día los motores gasolina son también muy eficientes, por lo que deberemos tener en cuenta nuestro histórico de consumos, kilometraje anual y la diferencia de precio real para saber cuál es la opción realmente más económica.

 

"Las versiones 4x2 suelen emitir menos CO2  que las 4x4, una diferencia que puede ser la clave para estar exento del impuesto de matriculación o bien pagar un 4,75% como mínimo"

 

Además, habitualmente la versión 4x4 con motor diésel cuenta con un mayor equipamiento de serie. En este sentido debemos estar atentos al tamaño de llanta y neumático, normalmente más grande que los de un turismo y, en consecuencia, su renovación tendrá un coste más elevado.

Además, un mayor tamaño de neumático también puede influir en los consumos, e incluso provocar un salto en el tramo impositivo relacionado con las emisiones.

 


 

Híbridos y enchufables

Los vehículos con silueta todoterreno, ya sean 4x4 puros, SUV o Crossover, no son ajenos a la llegada de sistemas de propulsión más eficientes. Pese a que todavía no existe en el mercado un vehículo 100% eléctrico en este segmento, no tardará en llegar. De momento debemos conformarnos con motorizaciones híbridas e híbridas enchufables. En el primer caso nos encontramos con los recién llegados KIA Niro y Toyota C-HR al que hay que añadir el RAV4 Hybrid. Subiendo un peldaño en tamaño y precio aparecen los Lexus NX300h y RX450h.

En la categoría de híbridos enchufables nos encontramos con opciones que, por precio y tamaño, solo encajan como vehículos para altos directivos. Además del Mitsubishi Outlander PHEV, el listado incluye modelos tan exclusivos como Audi Q7 TDI e-tron quattro, BMW X5 xDrive40e, Land Rover Range Rover y Range Rover Sport Hybrid, Mercedes-Benz GLC 350e 4Matic y GLE 500e 4Matic, Porsche Cayenne E-Hybrid y Volvo XC90 T8 Twin Engine.

Hay que destacar que la mayoría de estos vehículos utilizan la existencia de dos motores (eléctrico y gasolina) para alimentar los ejes de forma diferenciada, lo que permite mejorar su eficiencia de forma considerable cuando se circula con 4 ruedas motrices.

Crossover SUV Todocamino Todoterreno Cual elegir 3


Los organismos públicos apuestan por el SUV

Las flotas de las diferentes administraciones públicas han encontrado en los SUV un excelente aliado. Estos vehículos han encajado especialmente bien entre policías locales, equipos de emergencia y otros cuerpos de vigilancia y seguridad, tanto públicos como privados. Y es que la funcionalidad y versatilidad de este tipo de vehículos les permite, por un lado, contar con un turismo estándar para el patrullaje. Pero también circular sin problemas por vías complicadas o afrontar sin problemas circunstancias climatológicas adversas. El sólo hecho de conducir un vehículo con cierta altura al suelo, sin necesidad de optar por las versiones con tracción a las cuatro ruedas, es una ventaja en multitud de circunstancias y situaciones. Por ejemplo, a la hora de realizar desplazamientos de emergencia en caso de lluvias torrenciales (grandes charcos, pequeñas inundaciones de calles), nevadas esporádicas en lugares poco habituales o recorrer descampados o caminos de tierra sin preocuparse por los bajos del vehículo. Además, con la proliferación de los badenes de control de velocidad en la mayoría de las poblaciones de nuestro país, muchos vehículos policiales sufren daños cuando, en situaciones de emergencia, pasan sobre estos badenes a velocidad elevada. Con un todocamino, el paso de estos obstáculos no es ningún problema.