Best Practice Carsharing Bluemove 1

La empresa española Bluemove se ha convertido en pocos años en una de las referencias de la incipiente industria del carsharing.

 

Su evolución y crecimiento ha ido en paralelo a la de esta fórmula de movilidad. Por ello hemos querido analizar junto a sus responsables cómo se implanta en una empresa y cuáles son sus resultados.

BBVA, Clece, IDAE, Patrimonio Nacional o Ayuntamiento de Málaga son algunas de las empresas y entidades que han incorporado la fórmula del carsharing en el día a día de su movilidad. Y lo han hecho de la mano de Bluemove, una de las empresas pioneras del carsharing en nuestro país. Y es que algo está cambiando en la movilidad corporativa   

Cómo funciona

El objetivo del carsharing destinado a las empresas es ofrecer una alternativa de movilidad eficiente. Y será en función de las necesidades de cada empresa la que determinará los servicios a implementar. En el caso de empresas ubicadas en el centro de grandes ciudades como Madrid y Sevilla (y en breve Barcelona), es posible tener un acceso total a la flota de coches de Bluemove, pudiendo reservar el vehículo- por horas o durante todo el día- mediante la App móvil en cualquier momento del día sin tener que hablar con nadie. El proceso sería muy parecido al que tienen los usuarios particulares, accediendo al vehículo mediante una tarjeta o el smartphone ya que las llaves se encuentran en el interior.

En caso de que la empresa tenga necesidades más concretas, también es posible contar con un servicio de Carsharing Corporativo “ad hoc”. En estos casos se ubican coches de Bluemove en exclusiva en las propias instalaciones de la empresa, sin perder el acceso al carsharing público antes mencionado. Precisamente, la posibilidad de combinar el acceso al carsharing “ad hoc” con el carsharing público es uno de los grandes valores añadidos de Bluemove.

Implantación

Según los responsables de Bluemove, el proceso de implantación es bastante rápido aunque “depende mucho de si hay que proveer vehículos nuevos o se van a usar los que ya tiene la propia compañía. También influye, claro está, el número de vehículos y de usuarios.” Una de las ventajas es que la plataforma online ya está creada, pero “si el cliente quiere algo en concreto que todavía no esté desarrollado, lo hacemos –es lo bueno de depender de nosotros mismos. Mientras, vamos instalando el hardware y se crean las cuentas de usuario de los empleados. Una vez hecho todo esto, realizamos formaciones en las sedes del cliente para explicar cómo funciona el sistema.”

Carpooling

En los últimos meses, Bluemove ha hecho un gran esfuerzo en toda el área de desarrollo tecnológico para poder adaptar su servicio a las características de cada empresa. Y en este sentido, Bluemove no solo permite optimizar la movilidad de la compañía a través de su flota, sino también mejorar el ratio de uso de los vehículos que sean propiedad de la compañía. Ello es posible gracias a su plataforma exclusiva de carpooling que permite que estas unidades sean compartidas entre los empleados de una forma más eficiente mediante un interfaz personalizado. De esta forma, el carsharing se transforma en carpooling y aumenta la eficiencia de los desplazamientos y los vehículos de bajo uso.

Best Practice Carsharing Bluemove 2

Beneficios económicos

Uno de los pilares del carsharing es, sin duda alguna, los ahorros económicos que pueden llegar a obtenerse. El caso más paradigmático es que el uso de coches por horas reduce los costes fijos que supone tener un renting o disponer de una flota de coches propia. Es decir, unos elevados costes fijos se convierten en variables que solo se pagan en caso de usar el servicio. Todo ello teniendo en cuenta que la tarifa estándar para empresas- sin entrar en más detalles que variarán en función de las características de cada compañía- es de 1,65€/hora.

A ello hay que añadir el ahorro generado por la reducción del uso de taxis o servicios de rent-a-car tradicionales. O la posibilidad de utilizar la herramienta de carpooling que permite compartir trayectos y vehículo entre los empleados de una misma empresa.

Según datos de esta empresa de carsharing, se estima que cada coche de Bluemove ha evitado poner en circulación 17 coches particulares. En el caso de las empresas se calculan ahorros de entre un 30% y un 50% en gastos de movilidad ya que “al final, lo que se consigue con el carsharing es aunar gran parte de los desplazamientos en taxi, rent-a-car tradicional y coches propios en un solo modelo más eficiente.”

Más sostenible

Una fórmula como el carsharing no solo permite reducir el número de coches del parque móvil, sino también disminuir el número de kilómetros recorridos debido a la propia eficiencia del sistema y la plataforma. Ello repercute de forma directa en la sostenibilidad y la huella medioambiental de las empresas. Además, es el método perfecto para implantar la movilidad eléctrica y de cero emisiones, ya que en el caso de Bluemove se puede disponer de vehículos eléctricos. En este sentido, el hecho de poder utilizar vehículos más sostenibles permite circular sin restricciones y aparcar de forma gratuita en las zonas de estaciones regulado.

Autonomía y control

La tecnología utilizada permite que los usuarios sean 100% autónomos a la hora de gestionar sus usos, sin perder la practicidad y la agilidad que supondría tener un coche propio. Ello también provoca una sensación muy aproximada a la de disponer de coche de empresa, lo que añade un plus en la percepción del servicio por parte de los empleados. Además, los gestores/administradores del parque móvil pueden ver en cada momento los estados de las reservas, el estado de la flota y los usos de sus empleados. Este control permite ahorrar mucho dinero en multas de conductores no identificados o saber si es necesario ampliar o reducir la flota. Es decir, conseguir la máxima eficiencia.

En este sentido es paradigmático el caso del Ayuntamiento de Málaga, municipio pionero en lo que a movilidad sostenible se refiere. En marzo del año pasado se convirtió en el primer ayuntamiento español cuya flota municipal integraba un sistema de gestión de carsharing. Y lo hacía a través de la plataforma de Bluemove con el objetivo de reducir en un 50% los automóviles que integran la flota interna municipal y conseguir un ahorro anual de cerca de 7.200 euros y la reducción de la emisión de 15 toneladas de CO2.

¿Qué modelos están disponibles?

En un principio la empresa española de carsharing es capaz de ofrecer cualquier tipo de vehículo en función de las necesidades que quieran cubrirse con este tipo de fórmula: turismos, furgonetas, híbridos, eléctricos… Sus responsables explican que “tenemos casos en los que se demanda movilidad eléctrica- campo en el que tenemos una importante experiencia-, otros en los que prima el tamaño del vehículo y hay empresas que simplemente buscan ahorrar costes y prefieren algo más sencillo. En resumen, no hay una tendencia muy clara con esto. Cada empresa pide algo diferente. Aunque si hubiera elegir uno, serían los turismos de 5 plazas y, en muchos casos, los coches eléctricos, que siempre generan mucho interés.”

¿Para qué trayectos es mejor el carsharing?

El carsharing es apto para todo tipo de desplazamientos. Pero hasta ahora su uso más habitual ha sido el de recorridos breves y urbanos. Los datos de Bluemove indican que sus vehículos de uso corporativo se utilizan para asistir a “reuniones, visitas comerciales y desplazamientos entre sedes. Cada empresa, dependiendo de su actividad, realizará unos trayectos u otros. Nosotros por lo que nos preocupamos es porque el desplazamiento, sea cual sea, se haga de una forma eficiente.”
En cualquier caso, los administradores de cada cuenta corporativa pueden acceder en tiempo real a todo tipo de información que permite elaborar un perfil medio de sus desplazamientos corporativos.

Best Practice Carsharing Bluemove 3

¿Por qué Bluemove?

Los fundadores de Bluemove Gabriel Herrero-Beaumont y Jorge González-Iglesias señalan que “son varios los factores que nos diferencian, pero si tuviéramos que destacar uno es nuestro perfil tecnológico. Bluemove cuenta con un desarrollo tecnológico propio, lo que nos permite ser más flexibles a la hora de incorporar mejoras, desarrollar productos y resolver incidencias. Ha sido una gran apuesta por nuestra parte; estamos convencidos de que la capacidad tecnológica va a ser determinante en un mundo en el que los cambios se producen a toda velocidad.”

El futuro del carsharing en España

“Llevamos años esperando una revolución en la movilidad de las principales ciudades del país y parece que es ahora cuando se empieza a notar”, nos indican desde Bluemove. Según esta compañía el carsharing ha venido para quedarse ya sea de una u otra manera. Cada vez se unirán más ciudades, se desarrollarán modelos para ciudades con menos densidad de población, participarán más agentes públicos y privados… “Desde Bluemove auguramos un buen futuro al carsharing y, desde luego, nosotros vamos a trabajar para que así sea”, confirman sus fundadores.

Su aplicación en las empresas también cuenta con buenos augurios. “Las principales empresas del mundo ya  incluían el carsharing entre sus apuestas y ahora empezamos a ver que las empresas españolas también se van animando. Cada vez son más las que lo contratan para cubrir sus necesidades de movilidad por una cuestión de ahorro, pero también de RSC y sostenibilidad.”

Presentes en Madrid y Sevilla, Bluemove está inmerso en un plan de expansión muy importante que tiene como próximo paso la disponibilidad del servicio en la ciudad de Barcelona. “A partir de ahí, seguiremos expandiéndonos por todo el país y también fuera.”

Bluemove se internacionaliza

Hace unas semanas que el Grupo Europcar hacía pública la adquisición de Bluemove. La operación se ha hecho efectiva a través de Ubeeqo, compañía especializada en innovación de movilidad cuya mayoría de acciones posee el Grupo Europcar.
Esta operación representa un paso más en el ambicioso plan de adquisiciones del grupo y es parte fundamental de la estrategia de conversión como referente en movilidad urbana.

Sus fundadores y portavoces Gabriel Herrero-Beaumont y Jorge González-Iglesias afirman que “siempre hemos tenido voluntad de ser una compañía global. Ahora, con la integración de la compañía en el Grupo Ubeeqo, pasamos a tener presencia en 6 países con una oferta más amplia de servicios y una grandísima comunidad de usuarios. Con ello el objetivo de internacionalización está cumplido. Pero aún queda mucho margen para seguir creciendo con el carsharing corporativo. Nuestro producto, además, va a coger mucha fuerza ya que Ubeeqo ya trabaja con clientes como Airbus, l’Oreal, Danone, Bosch o Siemens.”

Actualmente, Ubeeqo está implementando su plataforma multimodal para ofrecer a sus clientes una experiencia integrada de proceso de reserva y pago, de momento operativa en Francia, Reino Unido y Bélgica, próximamente en Alemania y ahora en España, de la mano de Bluemove.