Planes de Transporte al Trabajo I Cómo mejorar la movilidad de los empleados

Reducir la huella medioambiental de la compañía, mejorar la calidad de vida de los empleados y la satisfacción con la empresa, minimizar costes, mejorar la imagen corporativa de la compañía, aumentar la productividad y reducir el absentismo laboral… Todos estos objetivos, y muchos más, es posible conseguirlos mediante la implantación de un Plan de Transporte al Trabajo (PTT). Si bien su análisis, diseño y puesta en marcha son complejos, hemos elaborado una rápida guía para que sirva como base para dar los primeros pasos en la elaboración de un PTT.

 

Dentro de los llamados Planes de Movilidad, uno de los aspectos más importantes son los llamados Planes de Transporte al Trabajo (PTT). En estos casos, la gestión de la movilidad va mucho más allá de la propia flota, ya que no todos los empleados cuentan con un coche de empresa. Entran en consideración otros factores como la red de transporte público, la ubicación de las instalaciones de la compañía o los horarios de entrada y salida de los empleados, entre muchos otros.

¿Cómo implantar un PTT?

Cualquier PTT, independientemente del tamaño de la compañía y número de centros de trabajo, debe planificarse convenientemente. A continuación vamos a describir brevemente los principales pasos a seguir:

1. Análisis de los centros de trabajo. Este es uno de los puntos clave ya que nos permitirá conocer el entorno de nuestro centro/s de trabajo/s y cómo es posible llegar al mismo. Es decir, la oferta de transporte público existente alrededor de las instalaciones, el estado de las infraestructuras viarias (autopista, autovía, rondas, carril bici) y sus posibles retenciones y atascos, disponibilidad de plazas de aparcamiento (gratuitas o de pago), distancias respecto a los principales núcleos de población, etc. Además, habrá que tener en cuenta los horarios laborales, la existencia o no de turnos de trabajo nocturnos…
 
2. Cómo se mueven los empleados. Es imprescindible conocer los hábitos de movilidad de nuestros empleados (modo de transporte, tiempo empleado, distancias recorridas…), tanto en el desplazamiento de casa al trabajo como del trabajo a casa, ya que en ocasiones los trayectos y modos de transporte pueden ser diferentes. También deberemos conocer cuántos empleados están todo el día en el centro de trabajo y cuántos realizan salidas y entradas durante la jornada. Para conocer todos estos patrones es imprescindible elaborar una encuesta de movilidad y concienciar a los empleados de la importancia de sus respuestas, ya que los primeros beneficiados de un PTT serán ellos mismos. Dentro de esta encuesta es muy interesante involucrar a todos los empleados, de forma que sean ellos quienes propongan medidas y soluciones para mejorar su movilidad. Seguramente nos descubrirán puntos débiles e iniciativas que no habíamos contemplado.

Por otro lado, este estudio también permitirá conocer la huella de carbono real de la movilidad corporativa en su conjunto global así como los costes- no solo económicos sino también a nivel de salud, absentismo laboral, retrasos, siniestralidad, etc.- que genera dicha movilidad.


3. Los objetivos y las soluciones. Una vez con los datos en nuestras manos, nos será más fácil marcar los objetivos. Estos pueden ser diferentes en cada caso, si bien podemos decir que existen unas metas que prácticamente deberían ser comunes cuando de lo que se trata es de mejorar y optimizar la movilidad de nuestros empleados. A grandes rasgos, los objetivos prioritarios deben ser: minimizar el uso del vehículo privado, conseguir una movilidad más eficiente, tanto a nivel operativo como de costes y medioambiental, e implementar medidas que beneficien directamente a los empleados: menores tiempos de desplazamientos, mayor seguridad vial, conciliación de la vida laboral y familiar, etc. De estos “macroobjetivos” se derivan múltiples medidas, que deben concretarse para solucionar los problemas detectados en los estudios previos.

Por otro lado, junto a los objetivos deberemos incluir los indicadores de seguimiento que nos permitirán medir y evaluar en qué grado hemos alcanzado o satisfecho nuestros objetivos; y, si fuera el caso, corregir o modificar alguna medida.

4. Implantación y comunicación. Es el momento de poner en funcionamiento las medidas que hemos decidido implantar. Pero para ello es necesario hacer una intensa campaña entre los empleados para concienciar e informar de estas medidas, explicando por qué se hace, cuáles son los objetivos de este plan y, sobre todo, cuáles son los beneficios que conseguirán los empleados y la compañía. Por ejemplo, de nada sirve incentivar el uso del coche compartido si los empleados no conocen los beneficios de la iniciativa.
       
5. Evaluación. Transcurrido un tiempo, será el momento de evaluar en su conjunto el PTT, comparando los indicadores establecidos previamente y comparándolos con los del periodo anterior a la puesta en marcha del plan. Sólo así podremos conocer si se han alcanzado los objetivos. En la fase de evaluación es importante la existencia de una cuantificación económica (por ejemplo, ¿cuánto hemos ahorrado en costes de aparcamiento?), energética (¿cuánto hemos reducido los consumos?) y otra de “responsabilidad social” en la que debe reflejarse los efectos sobre el medioambiente, la calidad de vida de los empleados e incluso sobre las mejoras en la fluidez del tráfico de las vías cercanas a nuestras instalaciones.

Casos prácticos

Una de las compañías que más está trabajando en la movilidad sostenible y eficiente es Calidad Pascual. Actualmente esta empresa está implantando PTT en 28 centros de trabajo y 7 plantas de producción. Las medidas implantadas son muchas, como la disponibilidad de plazas de parking reservadas para coches de uso compartido o la disponibilidad de un coche eléctrico gratuito para las personas que acudan al trabajo en coche compartido. Esta medida cuenta con el añadido del servicio de “salida exprés”, con el que por alguna necesidad algún usuario del vehículo compartido tiene que ausentarse antes del trabajo por motivos ineludibles, Calidad Pascual le abona el taxi. Según Calidad Pascual, el coche compartido está ganando muchos adeptos entre los empleados y un 25% de la plantilla apuesta por esta fórmula. Por otro lado, también se ha adoptado la jornada flexible para las personas que acudan en transporte público, ayudas al bono de transporte para los que se desplacen en transporte público, así como otras medidas para potenciar el uso de la bici o vehículos sostenibles como la negociación con marcas para adquirir vehículos sostenibles para los empleados a precios muy competitivos.

Por otro lado, Calidad Pascual también ha elaborado una práctica calculadora con la que los empleados pueden comprobar cuáles son los costes y los posibles ahorros del desplazamiento en vehículo privado versus coche compartido.

Esta empresa también ha analizado el Plan de Visitas Externas, con el objetivo de identificar cómo acuden sus proveedores y visitas a las instalaciones de Pascual. Para ello, se intenta evitar el desplazamiento a través de videoconferencias u otros medios. Si la visita es imprescindible, previamente se envía por correo las coordenadas del centro junto a la oferta de transporte público. Y también se ponen a su disposición puntos de recarga de VE por si fuera necesario su uso.

Por otro lado, Red Eléctrica de España (REE) es otra de las compañías que está apostando por la mejora de la movilidad de sus empleados y de la compañía en general. Dentro de las diferentes medidas de su Plan de Movilidad Sostenible encontramos un nuevo servicio de autobuses lanzaderas para el traslado de empleados, implantación de una aplicación informática dirigida a facilitar el uso de coche compartido; creación de una bolsa de ayudas económicas para la compra de vehículos eficientes, dotación de un  parque  de vehículos eficientes para uso de los empleados en sus desplazamiento de trabajo, tarjeta transporte para fomentar el uso del transporte público y uso de taxis eficientes.

Calidad Pascual, premiada por AEGFA

Esta empresa burgalesa fue una de las protagonistas de los Premios AEGFA. Entre los galardones recogidos, destaca el de Iniciativa para una Movilidad Sostenible. En este caso, el jurado premió el diseño, la gestión y la implantación global de un plan de movilidad sostenible, donde está integrado precisamente el PTT, y que a su vez forma parte de su Plan de Gestión de Impacto Ambiental de la compañía.

Y es que la reducción del impacto ambiental en el medio ambiente y en el entorno más cercano es un capítulo fundamental para la sostenibilidad de su negocio en los próximos años. Entre las medidas implantadas está la reducción de kilómetros recorridos, el uso de nuevas tecnologías, la educación vial, la gestión y renovación de las flotas por vehículos más eficientes, el estudio de otros medios de distribución y comercialización urbana así como motivar el cambio de patrón de movilidad de sus empleados.