El Port de Barcelona apuesta por la movilidad eléctrica

El Port de Barcelona se consolida como una de los organismos públicos más comprometidos con la movilidad sostenible.

Así lo demuestra su inversión de 926.000€, prevista dentro del Plan de Mejora de la Calidad del Aire del Port de Barcelona, que ha permitido añadir 31 vehículos eléctricos y 47 puntos de carga.

En primer lugar, este organismo portuario ha invertido un total de 692.000 euros en la incorporación de 31 vehículos a su parque móvil, que sustituyen antiguas unidades con motorización diésel y gasolina. En concreto, se trata de 17 turismos Nissan Leaf 30 kwh, 8 furgonetas Nissan e-NV200 y 6 scooter eléctricos BMW C Evolution, para la Policía Portuaria. Los turismos y furgonetas han sido adquiridos y las 6 motos se han incorporado a la flota mediante renting. A ello hay que añadir 3 vehículos híbridos enchufables (VW Passat), también en renting.

Por otro lado, el Port ha invertido 234.000 euros en el diseño y construcción de la infraestructura de carga de los vehículos eléctricos. Para el suministro eléctrico de los vehículos de la flota propia, se han instalado 28 puntos de carga lenta en el aparcamiento del World Trade Center de Barcelona, donde está ubicada la sede corporativa del Port; además de 14 puntos de carga (6 para furgonetas y 8 para motocicletas) en el edificio de servicios ASTA (Ronda del Port) y dos puntos adicionales de carga para las motocicletas de la Policía Portuaria a la Estación Marítima de Drassanes (muelle de Barcelona).

Además, se han instalado 3 puntos de carga para uso público: 1 de carga rápida delante de la Estación Marítima Drassanes (que se puede convertir en 2 puntos de carga semi rápida y que estará operativo próximamente) y 2 de carga lenta en el muelle de la Energía.

Durante el primer semestre de 2018 también se incorporarán 4 puntos adicionales de carga para los empleados del Port, que estarán ubicados en los aparcamientos del edificio ASTA y del Muelle de Sant Bertran.

Por otro lado, Port de Barcelona contempla la introducción de nuevos vehículos eléctricos o híbridos durante los próximos años, que junto con los que ya están disponibles podrían llegar a sumar 70 unidades el año 2024. Además, el Port de Barcelona también contribuye al impulso de la movilidad sostenible mediante la incorporación de fórmulas de promoción de vehículos eléctricos o propulsados con energías alternativas en las licitaciones y contrataciones de servicios. En la actualidad, los vehículos que se utilizan en los servicios de jardinería, los trabajos auxiliares de conservación y obra civil y el mantenimiento eléctrico del Port son ya unidades eléctricas.