El Volvo V90 elegido para la flota de la policía sueca 0

La última generación del vehículo familiar de Volvo se convertirá en el nuevo vehículo policial de la policía de Suecia, siendo el primer cuerpo de seguridad del mundo que introduce el nuevo V90 en su parque móvil.

 

La elección del V90 se produce tras exigentes pruebas, consiguiendo la máxima puntuación (9,2/10)  jamás obtenida por un vehículo policial en dichos tests. Unos tests compuestos por pruebas de frenos, circuito de obstáculos, pruebas de maniobras evasivas con y sin frenado y conducción de emergencia a alta velocidad.

Además, a diferencia de lo que ocurre en muchos otros países, en Suecia los vehículos policiales están considerados como puestos de trabajo. Esto significa que todo vehículo debe cumplir exigencias muy estrictas en materia de rendimiento, confort, calidad, ergonomía, etc. para reunir los requisitos de un vehículo policial.

El informe de la policía tras la prueba concluye que "en general, resulta difícil encontrar errores. El chasis, la dirección, la suspensión, el control de la tracción y el motor presentan un rendimiento ejemplar. Los cambios rápidos de carril a alta velocidad parecen casi decepcionantemente fáciles; el vehículo hace lo que se le pide y se deshace de las fuerzas laterales sin protestar siquiera".

El Volvo V90 elegido para la flota de la policía sueca 1

Algunos cambios

La versión policial de este modelo ha sido desarrollado y adaptado por el departamento de Vehículos Especiales de Volvo Cars, quien a lo largo de la historia ha desarrollado diferentes vehículos de emergencias. De hecho, la policía sueca ya se movía con Volvos en 1929. Modelos clásicos como el Amazon o el 144 también prestaron servicio a este cuerpo de seguridad. Y más recientemente el XC70 y el V70 han conformado el parque móvil de la dotación de la policía sueca. También las policías de otros países como Noruega, Italia, Reino Unido y Países Bajos han confiado en Volvo para configurar su flota.

Las modificaciones del V90 realizadas por del departamento de Vehículos Especiales pasan por un chasis más robusto y dinámico, unos frenos y suspensiones mejorados así como el montaje de los sistemas de comunicación y herramientas características de un coche policial. Un proceso de transformación que dura alrededor de una semana y se lleva a cabo en la planta de Torslanda (Suecia). Será a principios del año que viene cuando los policías suecos reciban las primeras unidades de los nuevos V90 policiales.