La Guardia Civil apuesta por el GNC

SEAT y Gas Natural han entregado un León TGI a la Guardia Civil, que de esta forma pasa a formar parte de la flota de vehículos del Cuerpo de Seguridad.

Se trata de un modelo capaz de funcionar con gas natural comprimido (GNC) y gasolina, que destaca por su eficiencia y reducidos niveles de consumos y emisiones. Dicha entrega forma parte del acuerdo de colaboración suscrito entre Gas Natural y la Guardia Civil para mejorar la eficiencia energética del parque móvil e instalaciones de la Dirección General de la Guardia Civil.

El acto de entrega contó con la presencia del director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa; el Teniente Coronel Vázquez Jaraba; el director de Gestión de Mercados de Gas Natural, Manuel Gil; el gerente de Instituciones del Automóvil de SEAT, André Koropp; el responsable de Producto GNC de SEAT, Andrew Shepherd; y el director de Flotas de SEAT España, Antonio Calvo.

El motor del León TGI cuenta con 110 CV de potencia. En modo exclusivamente GNC, la autonomía es de unos 420 kilómetros con un consumo ponderado de 3,6 kg de GNC a los 100 kilómetros, lo que sitúa las emisiones de CO2 en 96 g/km. Por su parte, en modo gasolina presenta una autonomía adicional de 920 kilómetros.

Los modelos equipados con motores impulsados por GNC reducen en torno a un 25% las emisiones de CO2 y un 85% las de NOx. Otra ventaja destacada es la reducción del coste por kilómetro, gracias a un coste de combustible sensiblemente inferior al resto: aproximadamente entre un 30%-50% menor que un diésel y un 50%-60% menor que un gasolina.